El Headrick de la ENJ

Comunidad Legal


Ver También:  Bienes reservados Calidad para reclamar Daños y Perjuicios, Calidad de los Padres Concubinato Constitución, Comunidad legal, aceptación de la Divorcio, Competencia Divorcio, Medidas conservatorias Hipoteca legal Separación de Bienes

Contenido

Normativa

Legislación

Jurisprudencia

Aceptación de la

Si la mujer, antes de entablar su acción de divorcio, inscribe su hipoteca legal, ella manifiesta su voluntad de aceptar la comunidad a los efectos del Artículo 1463 Código Civil.[3] [4]

La aceptación de la comunidad por la mujer divorciada se deduce del impedimento de traspaso notificado por ella al Banco Nacional de la Vivienda y de que el día del pronunciamiento del divorcio ella suscribió con su esposo un contrato de partición de bienes comunes.[5]

Transcurrió el plazo para la aceptación de la comunidad después del divorcio (3 meses y 40 después de la publicación de la sentencia de divorcio o de separación personal), sin que la ex esposa haya solicitado prórroga legal del plazo. Luego el ex marido vendió un inmueble de la comunidad que estaba registrado a su nombre. La mujer pide la nulidad de la venta. Se rechaza la demanda porque la mujer, al no haber aceptado la comunidad se presume que renunció a ella (Artículo 1464 Código Civil, reformado por la Ley No. 979 de 1985).[6] [7]

Luego del divorcio la mujer se quedó en posesión de un inmueble de la comunidad, sin haber manifestado su intención de aceptarla. Un acreedor del ex esposo no puede trabar embargo inmobiliario sobre dicho inmueble, que viene a pertenecer a la mujer. (Artículo 815 Código Civil)[8]

La aceptación de la comunidad por haberse la mujer inmiscuido en ésta no puede resultar de los actos que ella realizó para adquirir los bienes con el producto de su trabajo, sino solamente de actos de disposición, por lo que ella no está impedida de renunciar a la comunidad. Tampoco el hecho de que la mujer haya participado durante el matrimonio conjuntamente con su marido en actos de adquisición de otros bienes implica su aceptación de la comunidad; según el Artículo 1455 esto no puede suceder sino disuelta la comunidad. La renuncia a la comunidad puede hacerse por declaración en la secretaría del tribunal apoderado de la demanda de divorcio, sin que se precise su aceptación por el marido.[9]

El inmueble adquirido durante el matrimonio fue inscrito a nombre de la mujer. Después del divorcio, el ex marido demandó el registro del inmueble a su nombre por no haber la mujer intentado la demanda en partición dentro de los dos años (Artículo 815 del Código Civil) Para que esta prescripción se realice, no basta que haya transcurrido el plazo, sino que es preciso que el esposo no desista de su pedimento de inscripción del inmueble a su favor.[10]

Es correcto el criterio de la Corte a qua de establecer para la mujer la aceptación implícita de la comunidad, si ella ha presentado ante el Registrador de Títulos formal oposición al traspaso de un inmueble.[11]

El artículo 1463 del Código Civil instituye una discriminación entre el hombre y la mujer divorciados o separados de cuerpo con respecto a los bienes de la comunidad en perjuicio de la última; así las cosas, dicha disposición conlleva un atentado al principio de igualdad de todos ante la ley, contenido en el artículo 8, incisos 5 y 15, letra d) de la Constitución. No. 05, Pl., Nov. 2000, B. J. 1080.

Administración y disposición de los bienes

Los herederos de la mujer no pueden impugnar la venta de un solar hecha por el marido en su condición de administrador de la comunidad cuando la misma ha tenido lugar antes del fallecimiento del esposo.No. 19, Ter., Abr. 1998, B.J. 1049.

Bienes propios

Los inmuebles que poseen los esposos el día de la celebración del matrimonio no entran en comunidad, por lo que, si se comprueba que uno de los esposos inició la posesión de un inmueble antes del matrimonio, éste permanece siendo un bien propio de dicho esposo, aun cuando el plazo de la prescripción se cumpla durante el matrimonio. No. 16, Ter., Dic. 1998, B.J. 1057; No. 05, Ter., Ago. 2000, B.J. 1077; No. 29, Ter., Feb. 2004, B.J. 1119.

Una simple declaración hecha por el esposo no es suficiente para excluir bienes de la comunidad. Es necesario realizar la prueba de que el bien que pretende excluir ha sido recibido por herencia o por donación, o como reempleo de dineros provenientes de bienes inmuebles adquiridos con anterioridad al matrimonio, o que el cónyuge superviviente haya renunciado a la comunidad. No. 14, Pr., Oct. 2011, B. J. 1211.

Bienes Reservados de la Mujer

El inmueble comprado con el dinero ahorrado por la mujer de su trabajo como sirvienta en Nueva York es bien reservado que debe registrarse a su nombre.[12]

La mujer casada tiene la administración y disposición de los bienes reservados mientras dure la comunidad, pero, si ésta se disuelve, entran a la partición, a menos que la mujer haya renunciado a la comunidad.[13] [14]

El hecho de que la mujer casada tenga sobre el producto de su trabajo plenos derechos de administración y disposición no significa que estos bienes están fuera de la comunidad. Una declaración de los esposos de que no entran en la comunidad no es suficiente para excluirlos.[15]

El marido trató de excluir su responsabilidad como comitente en relación con un accidente producido por su mujer, que desempeñaba una función pública remunerada y a cuyo nombre el carro estaba registrado, llevando placa oficial. El marido sostuvo que el vehículo era un bien reservado de ella por lo que él no podía ser considerado como comitente. Pero la Ley No. 390 de 1940, que concede la plena capacidad a la mujer casada, no derogó las disposiciones del Código Civil que rigen el régimen de la comunidad legal. El derecho de la mujer al producto de su trabajo se concreta a la administración y disposición de ese producto y el marido no pierde los derechos que le corresponden sobre ese producto dentro de la comunidad. Por otra parte, en la especie no se demostró que el vehículo había sido adquirido por la mujer con el producto de su trabajo.[16]

Cuando la mujer es casada bajo el régimen de la comunidad, los bienes reservados, producto de su trabajo personal, son bienes propios de ella una vez transcrita la sentencia de divorcio en los registros del Estado Civil, si ella ha renunciado a la comunidad. (Artículo 224 del Código Civil, restablecido por la Ley 855 de 1978)[17] [18] [19]

Según la parte final del Artículo 5 de la Ley No. 390 de 1940, la prueba de que la mujer ejerce un trabajo o profesión debe hacerse por acto de notoriedad; pero esta disposición ha sido derogada por la Ley No. 855 de 1978 (Artículo 223 del Código Civil) que permite que el origen de los bienes reservados sea establecido, tanto respecto de los terceros como del marido, por todos los medios de prueba.[20] [21]

La categoría creada por la Ley No.390 como bienes reservados entran en la comunidad legal, según precisan el Artículo 8 de dicha legislación y del Artículo 224 del Código Civil, modificado por la Ley No.855, pero la mujer tiene la administración y disposición de los referidos bienes.[22]

Competencia

El juez apoderado de un divorcio no puede tomar ninguna decisión sobre los bienes de la comunidad conyugal. No. 22, Seg., Ago. 1999, B.J. 1065.

Deudas de la

Conforme a lo establecido por el artículo 1409 del Código Civil, la comunidad está obligada a pagar una deuda garantizada por una hipoteca sobre un inmueble, aun cuando éste sea propio de uno de los esposos. No.  2, Pr., May. 2001, B. J.  1086.

Distracción

La distracción supone la separación maliciosa de la masa de los bienes comunes de algunos efectos o de algunos títulos y derechos de la comunidad, con el fin de sustraerlos al conocimiento de los copartícipes, y de privarlos del ejercicio de su derecho de co-propiedad en los bienes sustraídos. No. 30, Ter., Nov. 2000, B.J. 1080.

Aunque el marido es el administrador de la comunidad y puede enajenar los bienes de la misma sin el concurso de la mujer, excepto en el caso previsto por ley, no es menos cierto que ella tiene el derecho de reclamar cualquier bien de la comunidad que haya sido distraído en fraude de sus derechos. El hecho de que el esposo venda a su madre la parcela no constituye un obstáculo para que posteriormente la esposa intente la acción para recuperar la mitad del inmueble o su totalidad. No. 30, Ter., Nov. 2000, B.J. 1080.

Dos Matrimonios

Cuando el hombre vuelve a casarse después de la muerte de su primera esposa, fomentándose dos comunidades legales, el Juez puede ordenar la partición de la segunda, sin involucrar bienes que fueron objeto de la primera.[23]

Elementos Comprendidos en la

Al ordenar la devolución de una parte de los bienes a la viuda, el Juez debe estudiar si fueron adquiridos durante el matrimonio.[24]

El dinero heredado por la esposa, siendo un bien mobiliario, ingresa al activo de la comunidad y el inmueble que se compre con ese dinero es también de la comunidad, aunque se exprese en el acto de adquisición y Certificado de Título que fue comprado con bienes propios. Para que se produzca el efecto deseado hubiera sido necesario que el causante de la sucesión manifestara su voluntad de dejar el dinero a título de bien propio, como puede hacerse también en sentido contrario, al dejar los testadores bienes inmuebles a personas casadas como bienes de la comunidad.[25] [26]

Si uno de los esposos inició la posesión de un inmueble antes de la celebración del matrimonio, ese bien es un bien propio, aun cuando la prescripción se cumpla durante el matrimonio.[27] [28]

No entran en la comunidad las participaciones de otros copropietarios compradas por uno de los cónyuges, quien también era copropietario, con fondos de la comunidad, salva la obligación de indemnizar (Artículo 1408 Código Civil) y no importa que mediante esa compra se haya puesto término a la copropiedad o no. La casa construida sobre el terreno comprado, sin embargo, forma parte de la comunidad.[29]

Toda deuda de los esposos al contraer matrimonio cae en la comunidad, lo que significa que la comunidad está obligada a pagar la deuda, aunque haya estado garantizada por una hipoteca sobre un inmueble propio de uno de los esposos, con lo cual dicho inmueble quedará liberado al regresar al patrimonio exclusivo del esposo. Este debe recompensar a la comunidad en caso de disolución por la mitad de los valores pagados.[30] [31]

Se casa la sentencia que, para incluir una parcela en la comunidad, tuvo en cuenta un acto de compra simulado, cuando en realidad la posesión del marido había comenzado antes del matrimonio.[32]

Al haber la esposa adquirido el inmueble antes de contraer matrimonio, ella pudo vender el inmueble sin la participación de su esposo.[33]

La esposa casada bajo el régimen de la comunidad legal no puede reivindicar un automóvil matriculado a su nombre, embargado por un acreedor de su marido.[34]

El inmueble fue comprado estando el comprador casado con su primera esposa, pero la mayor parte de la construcción se hizo luego de haberse casado con su segunda mujer. Se casa la sentencia que sostuvo que era parte de su patrimonio propio, por desconocer el principio de que la comunidad incluye los bienes adquiridos durante su matrimonio con la primera mujer.[35]

Durante el matrimonio, el marido hizo un depósito para la compra de un solar y la construcción de una casa sobre ese solar. Luego del divorcio, en el contrato de distribución de los bienes de la comunidad, se hizo mención de esa suma. Posteriormente, el ex esposo rescindió el contrato de compraventa y el urbanizador le devolvió el depósito. Dos años después, el ex esposo compró el inmueble. En esas condiciones, el inmueble no es parte de la comunidad.[36]

Nada se opone a que junto a la solicitud de transferencia del adquiriente de un inmueble propiedad del marido, el Tribunal estableciera que este último estaba casado bajo el régimen de la comunidad legal, que el inmueble se adquirió durante el matrimonio y que la esposa había fallecido, aplicando las disposiciones del Artículo 266 de la Ley Registro Título.[37]

El Juez apoderado de un divorcio no puede tomar ninguna decisión sobre los bienes de la comunidad conyugal, siendo contrario a la ley la autorización del Juez de Paz para que la mujer retire supuestos bienes muebles.[38]

En todo caso, corresponde al Juez de los Referimientos prescribir medidas sobre los muebles que guarnecieran la vivienda familiar.[39]

Conforme a lo establecido por el artículo 1409 del Código Civil, la comunidad está obligada a pagar si la deuda está garantizada por una hipoteca sobre un inmueble, aun cuando éste sea propio de uno de los esposos. No. 2, Pr., Mayo 2001, B. J. 1086.

Indivisión Posterior a la Disolución de la

Ver También: Sucesiones, Prescripción

Después de disuelta la comunidad y antes de su partición, los ex cónyuges son copropietarios de los bienes que la constituyen. Si entre ellos figuran acciones, cualquiera de los cónyuges tiene calidad para pedir a la compañía una rendición de cuentas para que conozca el valor de sus acciones y sus dividendos.[40]

Para cobrar dividendos de acciones que están en la comunidad, ambos esposos deben actuar conjuntamente, pero si uno de ellos ha muerto, para poder ejercitarla es necesario esperar a que se haga la partición, mientras tanto la viuda no puede embargar a la compañía retentivamente, ni aún como medida precautoria, porque su crédito no es exigible mientras no se le haya atribuido su parte de las acciones y de los dividendos atrasados.[41] [42]

Mientras dure la indivisión, la mujer no puede impugnar la venta hecha por su marido en fraude de sus derechos, pero una vez disuelta la comunidad, ella puede reiterar su acción.[43]

La venta de la tierra perteneciente a la comunidad, hecha por el viudo después de la muerte de su esposa, es nula. El efecto declarativo de la partición (Artículo 883 Código Civil) no se opone a este resultado, pues el derecho de la esposa sobre los bienes en estado de indivisión pasó a sus herederos al momento en que se abrió la sucesión. (Esta sentencia se dictó en relación con un saneamiento catastral.)[44]

Si ninguno de los esposos prueba que estuvo en posesión del inmueble en los dos años siguientes al divorcio (Artículo 815 Código Civil), el Tribunal de Tierras puede válidamente registrarlo en comunidad entre ambos.[45]

Según el Artículo 815 del Código Civil, el cónyuge conservará lo que tenga en su posesión cuando vencidos los dos años de la publicación de la sentencia de divorcio, no ha sido efectuada la liquidación y partición de la comunidad. El punto de partida de ese plazo es la fecha de transcripción de la sentencia de divorcio en los registros del Estado Civil.[46]

Después del divorcio, la mujer no aceptó la comunidad en el plazo de 3 meses y 40 días (Artículo 1463 Código Civil). El Ex marido dejó también transcurrir el plazo de 2 años para pedir la disolución de la comunidad. La Corte a qua decidió que la mujer podía conservar el inmueble del que tenía la posesión en base al Artículo 815, in fine, del Código Civil. La Suprema Corte de Justicia casa esta sentencia, sosteniendo que el Artículo 815 aplica solamente cuando la mujer ha aceptado la comunidad. Si ella ha renunciado tácitamente según el Artículo 1163, debe entregar al marido el inmueble de la comunidad.[47]

La mujer divorciada que inicia acción de partición está aceptando la comunidad.[48]

Irrenunciabilidad

En el acto de compra de una casa por la mujer intervino el marido, declarando que el precio había sido pagado con dinero que la mujer tenía antes del matrimonio y que el inmueble se encontraba excluido de la comunidad. Esta simple afirmación del marido no puede tener por efecto excluir el bien de la comunidad. Para esto resulta necesario aportar la prueba de que se trata de bienes recibidos por herencia o donación, o de reempleos de dinero proveniente de inmuebles adquiridos con anterioridad al matrimonio, o que el cónyuge superviviente renuncie a la comunidad, conforme al Artículo 8 de la Ley No. 390 de 1940.[49]

Matrimonio entre Extranjeros

Todo matrimonio de personas domiciliadas en la República Dominicana se presume contraído bajo el régimen de la comunidad.[50] [51]

Ocupación del inmueble común

Ver también:Donación

No puede registrarse a favor de la ex esposa un inmueble cuya posesión ella no demuestra haber ostentado luego de transcurridos los dos años para iniciar la partición post-divorcio, al residir tanto ella como el ex marido en los Estados Unidos. No. 26, Ter., Jul. 2010, B.J. 1196.

Partición

El hecho de que la mujer celebrara acto transaccional de partición de bienes, teniendo conocimiento de la venta por su marido de un inmueble de la comunidad, no es óbice para que posteriormente intente la acción de simulación.[52]

El acto en que el marido, a la muerte de su mujer, se compromete a entregar a cada uno de sus hijos una suma por concepto de la parte que les corresponde en la partición de la comunidad, no es una cesión de bienes sucesorales. Es la obligación personal contraída por el viudo de entregar a sus hijos sus partes alícuotas en dinero.[53]

El pacto de partición de los bienes de la comunidad contenido en un acto de convenciones y estipulaciones es válido y toma efecto al pronunciarse el divorcio.[54]

Antes de divorciarse los cónyuges hicieron un proyectó de partición, que luego del divorcio ambos ejecutaron voluntariamente. La ex esposa demandó la nulidad del acuerdo. Si bien dicho acuerdo fue nulo por contravenir el principio de la inmutabilidad de las convenciones matrimoniales, fue ejecutado voluntariamente después de haber cesado la causa de nulidad y por ende quedó confirmado.[55]

Si las partes suscriben un acto auténtico de convenciones y estipulaciones, en que declaran que los bienes de la comunidad han sido divididos de común acuerdo y en que se dan recíproco descargo y declaran no tener reclamación, resulta improcedente la demanda en partición intentada posteriormente.[56]

La mujer divorciada no puede demandar la partición después de transcurrido el plazo de 3 meses y 40 días que sigue a la publicación de la sentencia de divorcio. (Código Civil, Artículo 1463)[57]

Se dejaron transcurrir más de 13 años entre el pronunciamiento del divorcio y su publicación. En este caso prescribió la acción en partición según el Artículo 815 del Código Civil. [No se indica el plazo entre la publicación del divorcio y la interposición de la demanda.][58]

Cuando se ordena una partición, por la misma sentencia el tribunal debe designar a un notario para que por ante él se proceda a las operaciones de cuenta, partición y liquidación de la comunidad. Por la misma sentencia debe también designar a uno o tres peritos cuando las partes no se han puesto de acuerdo en escogerlos.[59]

El marido introdujo una demanda en nulidad de la venta consentida por la mujer de un inmueble perteneciente a la comunidad legal, seis días después de pronunciarse el divorcio de ambos. El Tribunal Superior Tierras declaró inadmisible la demanda, por haber transcurrido el plazo previsto en el Artículo 215 del Código civil, modificado por la Ley No. 855 del 1978, sin hacer mención del momento que el marido demandante tuvo conocimiento de esa venta ni de la fecha que quedó consumada la disolución del régimen matrimonial de los esposos, por lo que la sentencia fue casada por falta de base legal.[60]

Como la demanda en partición introducida por la mujer se declaró perimida mediante una sentencia que adquirió la autoridad de cosa juzgada, ninguna evidencia hay para presumir la aceptación de la comunidad dentro del plazo establecido por el Artículo 1463 del Código civil, ni tampoco que se hubiere solicitado prórroga del mismo.[61]

La presunción del Artículo 815 del Código Civil es irrefragable, por lo que la mujer incurre en una caducidad cuando deja pasar el plazo de dos años a contar de la publicación de la sentencia de divorcio sin ejercer la acción en partición.[62]

Se acepta el criterio de la Corte a qua sobre la oportunidad que tienen las partes en causa de demostrar la consistencia de los bienes que forman la comunidad legal habida entre ellos, en el curso de las operaciones de cuenta, partición y liquidación que deben hacer los funcionarios designados en la sentencia que ordenó la partición.[63]

El hecho de que el art. 1463 del C. Civ. haya sido declarado inconstitucional no priva a la mujer de la facultad de aceptar o renunciar a la comunidad de bienes fomentada con su ex esposo.No. 15, Pr., Ene. 2006, B. J. 1142.
La pensión ad-litem es un avance de la parte que le corresponde a la esposa en la comunidad, el cual el esposo puede deducir de ésta al momento de su liquidación, por lo que sólo es procedente cuando existen bienes comunes a partir entre los esposos. No. 1, Pr., May 2006, B. J. 1146.

El terreno sin deslindar fue comprado antes del matrimonio, pero a la esposa del adquiriente le corresponde el 50% del valor de la porción de terreno excedente resultante de la mensura, que su esposo pagó durante la existencia de la comunidad con dinero de ésta. No. 12, Ter., Mar. 2010, B.J. 1192.

Prescripción de la demanda en partición

Si el marido ha pedido el registro a su favor de un inmueble de la comunidad, cuya posesión alega haber mantenido, la contrademanda en partición de la esposa no está prescrita (Art. 815 del C. Civ.), aun cuando ella no haya aceptado la comunidad dentro del plazo establecido en el Art. 1463 del C. Civ., ni entablado su demanda dentro de los dos años. No. 48, Ter., Oct. 1998, B.J. 1055.

La prescripción establecida por el texto del Art. 815 del C. Civ. es una presunción irrefragable, por lo cual se incurre en una caducidad si se deja transcurrir el plazo prefijado en dicho artículo sin que se haya ejercido la acción en partición. No basta que la esposa divorciada haya manifestado su deseo de aceptar la comunidad, sino que es preciso que haya intentado la demanda en partición dentro de ese plazo. No. 4, Pr., Jun. 1999, B. J. 1063.

Para que la prescripción de dos años establecida en el artículo 815 del C. Civ. no se realice, basta con que la esposa divorciada no haya aceptado la comunidad en la forma prescrita por el art.1463 del mismo código, ni haya intentado la correspondiente demanda en partición, siempre y cuando haya mantenido en su posesión durante ese lapso el bien que pretende conservar. No. 12, Ter., Jul. 2001, B.J. 1088.
La fecha de la publicación de la sentencia de divorcio es el punto de partida del plazo para demandar la partición, teniendo el tribunal que verificar la existencia de dicha publicación y consignar en su sentencia la fecha en que se produjo.No. 11, Pr., Jun.2010, B.J. 1195

Prueba de la propiedad

Los esposos pueden hacer la prueba de la propiedad o posesión de un inmueble en el matrimonio por todos los medios, especialmente por presunciones.No. 10, Pr., Abr. 2009, B. J. 1181.

Recompensa

El cónyuge que ha tomado de la comunidad una suma para el pago de parte del precio de un inmueble de su propiedad debe la recompensa a la comunidad de la que ha extraído un valor en provecho propio, por aplicación del art. 1437 del C. Civ. No. 15, Pl., Oct. 1999, B. J. 1067.

El inmueble que entra al patrimonio de uno de los esposos antes del matrimonio pero que se termina de pagar durante la comunidad y con dinero de ésta, si bien con el último pago pertenece al patrimonio exclusivo del adquiriente, éste (o sus herederos, en caso de su fallecimiento), está en la obligación de recompensar a la comunidad en caso de disolución de la misma, ya sea por el divorcio o por la muerte, por la mitad de los valores pagados con recursos de ésta. No. 39, Ter., Oct. 2011, B.J. 1211.

Renuncia a la comunidad

Ver también: Constitución, Comunidad legal, aceptación de la

La renuncia hecha por la mujer en la secretaría del tribunal que admitió el divorcio no requiere la aceptación del marido para su validez.No. 1, Pr., Mar. 1998, B. J. 1048.

Retiro de bienes

Durante un proceso de divorcio, la sentencia in voce del tribunal, que expresa que el mismo no hace objeción para el retiro de los muebles de la comunidad y que tampoco lo hace el esposo demandante, se entiende que se están refiriendo a los muebles adquiridos durante la existencia del matrimonio, y no a los que el esposo había adquirido después de publicado el divorcio, por lo que el Juez de Paz apoderado de la solicitud de retiro de los bienes no puede autorizarlo bajo este fundamento. No. 22, Seg., Ago. 1999, B.J. 1065.

Subrogación Real

Cuando uno de los cónyuges declara comprar un inmueble durante el matrimonio con dinero propio, no basta la consignación del reempleo en el acto de compra, sino que debe probarse que el dinero provino de la venta de un bien propio. (Artículo 1434 Código Civil)[64]

Traspaso del Pasivo en caso de Muerte

Una viuda común en bienes no puede ser condenada por daño imputable a su esposo difunto, por no ser ella continuadora jurídica de la personalidad de éste, pero puede serlo en calidad de madre y tutora legal de sus hijos menores, herederos del padre.[65]

Muerto el propietario del vehículo causante del accidente, se condenó a su esposa superviviente común en bienes y a los herederos si éstos pretendan liberarse, debieron someter la prueba de haber renunciado a la comunidad y a la sucesión.[66]

Vivienda familiar

No es motivo de nulidad de un contrato de préstamo con garantía hipotecaria sobre un inmueble que no es vivienda familiar, el hecho de que la esposa no haya dado su consentimiento. El término vivienda señalado por el Art. 215 C.Civ., se refiere exclusivamente al lugar de residencia o principal establecimiento de la familia, excluyendo otros inmuebles que forman el patrimonio conyugal. [No se aplicó el art. 1421 del C.Civ., mod. por la Ley 189-01.] No. 11, Pr., Ene. 2010, B.J. 1190.

Doctrina

  • GARCÍA DE P., Luis V. La coadministración de la masa común en los regímenes comunales de bienes. En: Revista de Ciencias Jurídicas, 6(64): 523-537. Santo Domingo: diciembre de 1989.
  • WEHBE G., Sahyly. La opción de la mujer con bienes en común: La acción en partición. En: Revista de Ciencias Jurídicas, 1(3): 1-4. Santo Domingo: febrero de 1992.
  • SCHEKER M., Elka, y Circe Almánzar M. EL régimen de la comunidad legal de bienes. Santo Domingo: Asociación Hipólito Herrera Billini, 1995. 107 p. (Breviarios no. 1).

Referencia

  1. República Dominicana [Leyes] Ley No. 390 de 1940 sobre plena capacidad y bienes reservados de la mujer casada. Publicada en la Gaceta Oficial 5535. (Ver: Código Civil de Plinio Terrero, p. 396)
  2. República Dominicana [Leyes] Ley No. 845 de 1978, que modifica ciertos Artículos del Código Civil. Publicada en la Gaceta Oficial 9478.50
  3. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 727. Año 2012º
  4. reproducido en Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 734. Año XVº
  5. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 755. Año 3123º
  6. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 919. Año 1108º
  7. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 981. Año 942º
  8. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 929. Año 561º
  9. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1048. Año 79º
  10. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1055. Año 687º
  11. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1063. Año 228º
  12. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 724. Año 674º
  13. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 735. Año 431º
  14. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 897. Año 1905º
  15. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 759. Año 344º
  16. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 843. Año 209º
  17. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 975. Año 154º
  18. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 981. Año 942º
  19. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1048. Año 77º
  20. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 986. Año 12º
  21. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1069. Año 59º
  22. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1069. Año 59º
  23. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 807. Año 440º
  24. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 723. Año 434º
  25. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 723. Año 453º
  26. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 774. Año 1000º
  27. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 726. Año 1598º
  28. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1057. Año 371º
  29. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 764. Año 1902º
  30. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 766. Año 2401º
  31. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1067. Año 148º
  32. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 894. Año 1295º
  33. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 970. Año 1254º
  34. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 996. Año 1057º
  35. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 997. Año 1153º
  36. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1056. Año 392º
  37. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1060. Año 1115º
  38. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1065. Año 264º
  39. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1065. Año 265º
  40. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 712. Año 444º
  41. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 723. Año 454º
  42. reproducido en Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 734. Año XVº
  43. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 756. Año 3521º
  44. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 763. Año 1764º
  45. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 809. Año 804º
  46. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 902. Año 120º
  47. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 931. Año 781º
  48. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 931. Año 801º
  49. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 802. Año 1783º
  50. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 721. Año 2942º
  51. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 735. Año 430º
  52. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 716. Año 1607º,1612º
  53. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 733. Año 3278º
  54. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 766. Año 2399º
  55. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 867. Año 351º
  56. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 904. Año 12º
  57. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 945. Año 1026º
  58. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 968. Año 780º
  59. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 991. Año 531º
  60. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1058. Año 621º
  61. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1061. Año 836º
  62. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1063. Año 229º
  63. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 1066. Año 125º
  64. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 726. Año 1597º
  65. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 866. Año 32º
  66. Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana. Boletín Judicial No. 881. Año 898º

Bibliográfica

  • HEADRICK, William C. Compendio Jurídico Dominicano: Jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia durante el período 1970-1998 e índice de la legislación vigente en la República Dominicana. 2 ed. Santo Domingo: Editora Taller, 2000. 503p



--Escuela Nacional de la Judicatura/Carmen R. Roa Gerónimo 14:40 17 Oct 2012


Saltar a: navegación, buscar